Transformación digital de la educación.

Hasta hace como quien dice ‘cuatro días’, la informática estaba presente en los colegios como una asignatura más y los ordenadores eran prácticamente los únicos dispositivos electrónicos a los que los estudiantes tenían acceso en las aulas, muchas veces teniendo que compartirlos o solo haciendo uso de ellos para las tareas consideradas más livianas o ‘lúdicas’.

Hoy en día no solo ordenadores, sino también otro tipo de dispositivos electrónicos como móviles o tabletas, son herramientas fundamentales en los escenarios escolares.

La presencia de las tecnologías es transversal a todo y lo digital impregna totalmente las dinámicas educativas.

Hablar de digitalización de las escuelas no es hablar de futuro, es hablar de presente.

Si la digitalización ya venía determinando por completo el día a día de las escuelas en los últimos años, la situación derivada por el Covid-19 les ha hecho pisar el acelerador a fondo: se hizo necesario dar el salto definitivo al tener que adaptarse a una realidad muy concreta y a contextos totalmente nuevos de enseñanza – aprendizaje.

¿Cómo se da el salto a la escuela ‘digital’?

Así de primeras, cuando pensamos en los pasos necesarios para la digitalización de los colegios puede que no seamos conscientes de todo lo que este proceso implica. Mucho más allá de la propia tarea de diseñar e impartir contenidos en un entorno virtual, esta transformación digital pasa por adaptar currículos académicos y reformular proyectos pedagógicos para no comprometer la calidad de la enseñanza, aunque esta se desarrolle en nuevos escenarios.

1. Hay que contar con la infraestructura y conexión necesarias

Uno de los principales enemigos de la teleformación es la brecha digital: la desigualdad que experimentan las personas a la hora de acceder a la información, el conocimiento y la educación a través de las nuevas tecnologías (incluyendo el acceso a dispositivos y herramientas o el nivel de la competencia digital del docente o alumno).

Aunque según datos de la Comisión Europea la digitalización de la escuela en España se sitúa por encima de la media europea (un 68% de las escuelas españolas y un 53% a nivel europeo), se hace necesaria una apuesta por la innovación tanto desde el sector público como el privado para asegurar una ‘democracia digital real’.  

Cabe añadir que esta búsqueda de democracia real en la educación también debe orientarse a facilitarle las cosas al estudiante:  de ninguna manera debería quedarse ‘fuera de juego’ por no contar con los recursos necesarios en su casa como para tener su propio ordenador o una (buena) conexión a internet.

2. Hay que facilitar la adquisición y desarrollo de competencias digitales:

Para adaptar las clases al entorno digital necesitamos formar a los docentes en competencias digitales. Esta necesidad ha quedado más que patente durante este último año en el que los profesionales de la enseñanza (además de los equipos directivos y administrativos de las escuelas) han tenido que irse adaptando en tiempo récord a la nueva situación y a los retos que esta iba imponiendo.

Una misma conversación se repite en las salas de profes de España: ‘¿pero necesito saber manejar todas estas nuevas herramientas?’. Lo cierto es que la pandemia ha disparado la cantidad de herramientas y recursos para docentes y, aunque no sea necesario saber cómo se manejan todos, es conveniente conocerlos para saber cuándo utilizarlos y así poder sacarles el máximo provecho en el nuevo contexto.

En este sentido, los centros escolares deben facilitar la formación de sus docentes en competencias digitales y proporcionarles una buena infraestructura: esto será clave para que la escuela se mantenga ‘a flote’ en el océano de la digitalización. No podemos obviar que también la escuela debe facilitar esta formación al alumno ya que que este sea ‘nativo digital’ (los nativos digitales no existen, que diría nuestro querido Javier Pedreira Wicho) no significa que sea competente digital.

Herramientas aliadas para nuestras aulas virtuales

Echemos un vistazo a algunas herramientas relacionadas con la formación online que nos ayudan (y mucho) en el proceso de digitalización de las escuelas:

Independientemente de la situación sanitaria que vivamos de aquí en adelante, el escenario educativo ya no será más el mismo.

Ha cambiado prácticamente todo haciendo que también surjan nuevas dinámicas relacionales entre docentes, estudiantes y en el propio escenario de la clase. La avalancha de la digitalización no debería eclipsar, de todas formas, cuestiones tan importantes como son, entre otras, el fomento de la creatividad, de la competencia intercultural o del pensamiento crítico.

La digitalización en educación se ha impuesto para quedarse, con más o menos presencia, en nuestro día a día. Recordemos que ella será nuestra aliada y nunca nuestra enemiga siempre que llevemos las ‘gafas de la pedagogía’ puestas.


Natalia Umpierrez

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela. Digamos que tomé el camino “a la inversa” y posteriormente hice un ciclo de FP en Producción de audiovisuales, espectáculos y eventos. Tras varias experiencias como periodista en prensa escrita, gabinetes institucionales y en comunicación de eventos, entre otros, me fui acercando al sector de la enseñanza de español para extranjeros (ELE).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PPC

SEO

Te llamamos