Como contar historias con infografías.

Érase una vez…

Así comienzan muchas historias pero ¿y si pudieran comenzar de varias maneras posibles a la carta del lector? ¿O si nos hablara de mil datos complejos que pudiésemos ver y comprender a golpe de vista? Así son algunas de las características de las infografías. ¿Te contamos?

Como contar historias con infografías

“Una imagen vale más que mil palabras” se podría decir que esa es la filosofía de las infografías. Contar de manera visual combinando diferentes elementos (ilustración, texto, gráficas, iconos…), historias que la imagen y el texto por sí solos no pueden.

En ellas está todo bien pensado, a golpe de vista son fáciles de asimilar y recordar. Ofrecen la posibilidad de varias alternativas de lectura. Por ejemplo, podemos hacer una lectura más detallada (poniendo atención a datos y textos) o más superflua (fijándonos solo en lo que nos cuentan las imágenes).

Pero aunque su lectura y comprensión nos resulten sencillas, crearlas es todo un arte. Los infografistas son aquellas personas capaces de convertir el caos de miles de datos de un argumento en una pieza gráfica bien estructurada y resumida, capaz de enganchar a su lector hasta el final. Esto conlleva un proceso que veremos más adelante.

Antes de empezar

Cuando nos enfrentamos a la tarea de contar una historia y vemos que la mejor opción es la infográfica, debemos tener en cuenta varios puntos antes de coger papel y pluma.

Lo más importante en una infografía es la historia.”

  • ¿Qué queremos contar? Tenemos que tener clara la historia o el tema del que vamos a hablar. Sinteticemos, saquemos textos, datos importantes, definiciones… Hagamos un guión.
  • Una estructura que marque un orden de lectura hace que el lector de forma intuitiva navegue por la historia sin perderse ningún detalle.
  • Según nuestra historia habrá un elemento principal que puede ser una imagen, la secuencia de varias, una gráfica… pero que va a ser el elemento que capte la atención del lector.
  • A partir del elemento principal salen los elementos secundarios que lo complementan (globos, iconos, gráficas…).
  • Las gráficas son uno de los elementos más importantes a tener en cuenta, en sí son infografías que nos ayudan a reducir y comprender datos complejos.
  • Seleccionar un estilo visual atractivo y coherente. Utilizar un lenguaje gráfico inadecuado puede confundir al lector y hacer que la información pierda sentido. A veces el estilo visual va marcado externamente a la historia, lo importante es que no interfiera ni resulte un impedimento a la hora de comprender su significado.
  • Existen varios tipos de infografías, según la historia y cómo la queramos contar elegiremos un tipo u otro.
    • Infografía de producto
    • Infografía secuencial
    • Infografía científica
    • Infografía biográfica
    • Infografía geográfica
    • Infografía cronológica o divulgación
    • Infografía estadística
    • Infografía periodística

Mapa de exportaciones de vino de Francia 1864

La infografía

Aunque es ahora cuando tenemos más constancia del término infografía (la RAE no tiene constancia todavía de este término), en realidad lleva existiendo desde hace más tiempo del que pensamos.

Tenemos muchos ejemplos a lo largo de los siglos de grandes obras detallando información que gracias a ellas han llegado a nuestros tiempos.

Nombramos algunos infografistas del pasado: Leonardo Da Vinci, Frorence Nightingale, Charles-Joseph Minard, Otto Neurath, Fritz Kahn entre otros.

En la mesa de trabajo

Si somos infografistas primerizos lo mejor es empezar con una historia sencilla, tipo secuencial o de producto. Un ejemplo para realizar una infografía de proceso (secuencial) pequeña y sencilla sería: cómo hacer un avión de papel.

  1. El formato. Es un primer paso importante saber elegirlo. Si va a ser impresa, si va dirigida a un blog, si se va a ver en vertical…
  2. Con la historia sintetizada en nuestras manos, nos ponemos a bocetar y a elegir el tipo de infografía que haremos. Es muy importante este paso ya que aquí marcamos la estructura con su orden de lectura, elementos importantes y textos.
  3. Seleccionamos los elementos que vamos a utilizar y su espacio. Elemento principal y secundarios.
  4. Analizamos el tema de nuestra historia para seleccionar nuestro estilo visual. ¿Qué sería mejor para los elementos, ilustración o fotografía? ¿Se busca un estilo más vintage o más actual?
  5. Comenzamos con el gráfico escribiendo textos y realizando los elementos secundarios. Algo a tener en cuenta es la jerarquía de elementos (un elemento a mayor tamaño indica mayor importancia, mayor número).
  6. Realización del elemento principal.
  7. Refinamiento del gráfico, ajustando colores, textos y elementos.
  8. Exportamos.

Si buscas una buena inspiración a la hora de crear tus infografías, el cómic puede ser un aliado, al fin y al cabo son historias contadas con imágenes y texto a las cuales añadiremos datos y cierta complejidad compositiva y gráfica según la información.

Existen cientos de ejemplos en la web que nos pueden servir de inspiración pero si queremos tener en cuenta algunos referentes importantes aquí van algunos nombres: Jaime Sierra, Fernando Baptista, Francesco Franchi, Javier Sicilia, Nicholas Felton, Jonh Grimwade, Alberto Cairo… entre otros.

Recuerda que de nada sirve tener un estilo visual impactante si lo que se quiere contar no llega, lo importante es siempre la historia. Pero también pon atención al detalle, si tu diseño interfiere en el mensaje puede agotar al lector y hacer que todo el trabajo se pierda.


Patricia Hueso

A los cuatro años ya quería ser diseñadora, entre medias pensaba en ser pintora, animadora (de los que hacen dibujos animados decía) incluso humorista. Al final terminé estudiando y de forma muy acertada Ilustración y Diseño Gráfico en la EASD Antonio Faílde de Ourense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PPC

SEO

Te llamamos